(Búsqueda Avanzada)
Mi experiencia con Miel. Diosa Argentina
#1
Publicado:

Hola a todos ¿Cómo están? Esta es la primera experiencia que subo y no pretendo que sea la última, asi que espero no incumplir con ninguna política del sitio y si lo hago por favor avisen, que no es adrede.
 
La cosa fue así, unos días antes de navidad se me ocurre entrar a dulceluxuria. Entro a la página y y en la primera que bajo veo un ángel de cabello dorado con los pechitos semi-cubiertos que me saluda - Nuevita - dije y cliquee. Las fotos que tenían no decían mucho más que el hecho de que era jovencita, de piel tersa y de rostro de muñeca. Miré a las otras chicas, hacia mucho no entraba, había bombón atrás de bombón, pero mi mente se quedó sobre Miel, la rubiecita cara de ángel que sería mi nueva conquista.
 
No dudé mucho más y le mandé mensaje, termine de lavar unas cosas y ya me había respondido. Me invadió esa ansiedad de mensajear una escort que no desaparece por más veces que uno lo haya hecho ya. Me responde "¿Cómo estaba?" "Bien" respondo "Quería conocerte" "Me manda el tan esperado speechcito, todo muy aceptable. Se la hago corta, le pregunto si estaba. No recuerdo que hora era, pero me dijo que esperara unas dos horas. Yo no tuve problema, a la media hora me pregunta si quiere que vaya ahora que le cancelaron. Mi corazón se aceleró como cada vez que voy a conocer a una de estas diosas, le respondí un SI grande, que me espere que me tenía que bañar y estaba ahi nomás. Ahi me hizo un chiste que no recuerdo bien, acerca de que si me bañaba antes iba a terminar chivado cuando llegara, que me hizo reir y me dio confianza de que iba a ser copada.
 
Llegué entre el quilombo diario que es capital a un edificio re cheto, parecía un edificio de oficina más que otra cosa porque había de gente de traje por doquier. Con la carpa habitual toco levemente en una puerta mimetizada con el movimiento local, previo a mensajearle que estaba ahi. Me abre y ya siento un aroma a frambuesa y miel que me avasalla, (Su nombre estaba bien puesto, jaja) Me hace pasar rápido y la veo al ángel. Un pulguita, de las chicas más chiquitas que estuve, ni con los tacos riveteados de dorado que llevaba habrá llegado al metro sesenta, pero no importaba porque era perfecta. Tez pálida, pero bien bronceada, un rubio lacio voluminoso que le revestía el su conjuntito rosa y amarillo que retenía sus tetitas tersas y suaves. Me quedé detenido un instante en el pasillo de su habitación, obnubilado por la hermosura de su rostro femenino, sus ojos color miel que me miraban fijos, casi desafiantes, una juventud que hasta sentía la necesidad de pedirle algún tipo de identificación, si no fuera por su voz más madura "Hola amor, como estás?" preguntó con premura y coqueteo. Yo mostré la timidez que creo que estas chicas merecen en un primer encuentro, ella me sonrió y me dijo que la siga. Hay le pude ver el culito, hermoso, entero, redondo que tenía sobre esas piernas cortitas.
 
La analicé bien en corto trayecto de ese hermoso departamento hasta la habitación más cercana. Era perfecta, no tenía ninguna marca, grano, nada. Me esperó en la puerta de la habitación y me agarró la mano para llevarme a la cama, me sentó y me empezó a acariciar mientras me hacía preguntas. La verdad que quizás no le interese a todos, pero era una chica re simpática y divertida, me daban ganas de invitarla a joder porque sí, La dejo que tome la iniciativa porque lo venía haciendo muy bien, me fue besando detrás de las orejas mientras me acariciaba el cuerpo, se sentó casi encima mio y le agarré esa cola enorme que tenía y fui manoseandole los pechitos a través de la lencería. Me gustó porque fue lento, pero sin dar vueltas ni mucha chachara,
Me fue manoseando el pantalón y creo que se empezó a dar cuenta, esta es una parte que me gusta de estar con una chica nueva, verle la cara cuando ven que tengo una pija de más de 25 cm. y bien gruesa, el momento que se dan cuenta que van a tener que meterse todos esos 25 cm. bien adentro. Mielcita puso una cara de que no voy a olvidar más, una boca abierta de la sorpresa, seguida por una boca abierta casi saliviante.Hasta se le desviaron un poco los ojos cuando se acuclilló para empezar a besarme levemente el tronco.
Le pedí que me pusiera un preservativo porque así lo prefiero yo (No sé si hace sin o no, a decir verdad) y me lo puso de la mejor forma que se puede poner, con la boca. Me fue besando todo el glande y me fue bajando despacito "Que rico" me decía "Que rica pija me voy a comer hoy" y siguió mandandosela, de a poquito hasta llegarle a la garganta. "Me gusta hacer petes con mucha saliva" Me dice antes de acelerar, me succionó bien el glande y me lengüeteó todo, fue cogiendome con la boca mientras me pajeaba con una de sus manitos delicadas, no me dio tregua y le acabé ahi, si no hubiera tenido preservativos hubiese terminado con la boca con gusto a semen por semanas. Me drenó los huevos, cuando acababa me succionó bien fuerte y me la fue sacando toda con la mano, hast la última gota.
 
Si el día terminaba ahi, ya le daba un 10, pero por suerte siguió. Hizo un par más de chistes si ya había terminado y que había domado a la bestia antes de montarla, me gustaba era picante y juguetona, nunca un momento aburrido. Le dije de chuparle la concha, pero no quería mucho. Yo necesitaba interacción hasta que se me vuelva a parar. La remé, le dije que iba a ser suavecito, que le tenía que devolver el favor, y me dijo que sí, pero si primero le chupaba las tetas. Acepté con placer, tenía unas tetas hermosas, suaves, bien paradas, le juguetee con las areolas, chupe como si fuese a sacar leche de esas tetitas y fue besándola hasta llegar a lo que más deseaba aquí.
 
Primero besé sus piernas, las acaricié y masajeé para que circulara la sangre a su vagina y después le di una chupeteada con todo el largo y ancho de mi lengua. Tenía un sabor dulce, hermoso, me repito, pero como si fuese Miel. La chupetee bien profundo, me gusta tener el sabor de las mujeres tan hermosas por el resto de la tarde, la nena gemía de forma leve, tranquila y no muy sobreactuada, mas no importaba, lo importante era ganar tiempo e iniciativa para que se vuelva a parar y tener mi venganza, con esta diosa, habré tardado 5 minutos.
 
Detuve el cunninlingus sin decir una palabra, solo exponiendo mi miembro rebozante que clamaba su turno con su bella entrada. Me di cuenta que dudó un poco, seguro no sabía como iba a introducir todo eso, y no la culpo, porque yo tampoco estaba seguro, Miel es MUY chiquita. No obstante, me puso con la boca devuelta, la sujeté un poco de la nuca y le cogí la boca como para mostrarle lo que se venía.
 
Cuando la soltó me preguntó si quería subirme, "Que vaya despacio" dijo sin necesidad, le fui metiendo la puntita y ya estaba rebozante. Tenía una conchita bien apretadita y jugosa, bien carnosa. Dio un gemido mezclado de dolor ni bien metí la punta que fue tan femenino que quise metersela toda ya. Fui de a poco, ella ayudaba meneandose con las caderas. Se le iban los ojitos, "Ay, que rico" repetía. No tardó mucho en aceptarme entero, me miró seductoramente con sus ojos del color de su nombre y fue besandome mientras le hacía el amor apasionadamente. Generalmente no me gusta tranzar con estas chicas, pero era dificil la tentación; creo que ella habrá sentido lo mismo. En un momento me acomodé y empezó a darle más fuerte y rápido, ella seguía mi ritmo con sus caderas, aceptando todo como una diosa.
 
En un momento, mordiendose los labios juguetonamente, me dice "Quiero sentirla toda" se libró de mi peso y pronto se puso en cuatro con la cola bien cerca de la cara y me meneo la conchita inundada en la cara. Me rei, le di un par de lengüetazos y me puse en posición "Estás segura?" chicaneé y ella solo respondió "Cogeme! Cogeme!" y sin más le metí todo el chorizo adentro. Le di bien duro, rápido y profundo, obviamente sin querer lastimarla, ella una tigresa absoluta, nunca rebotó en la pija, quizás alguna vez que se resbaló por la diferencia de altura, pero nunca paró. Tenía un gemidito hermoso, bien femenino, le gustaba contornearse, podía sentir como el glande chocaba por toda la pared vaginal, jadeaba con gusto, le pistoneaba fuerte mientras ella mordía la almohada. Estaba ya todo sudado.
 
En un momento paramos un poco y me dice "Ahora te voy a sacar toda la leche" me acuesta y se sube "Ahora te voy a coger esa pija hermosa". Y empezó a pistonear, yo quedé inmovil, expectante de que podría hacer ahora esta mujer perfecta. Pistoneo, meneo bien fuerte con toda la pija enterrada en ella, "Así me gusta cogerme a mis machos" gemía, me besaba, me acercaba los pechitos para que se los besara "Te gusta, potro mío? Te gusta como te coge tu putita?" No podía más de la calentura, pero tampoco podía concebir una realidad donde no estuviese dentro de ella. Se dio vuelta un segundo y empezó a cogerme con mucha más fuerza que antes "Te gusta mi colita?" Me gritaba en sus gemidos "Quiero que me la lenes de leche" Volvió a voltearse, mirandome con su rostro de facciones dulces pero muecas perversas, se acuclilló con sus pies en la cama, con un equilibrio que pocas tienen y empezó a fusilarme "Quiero toda la leche bien dentro mío. Bien, bien adentro" Ordenó y yo cumplí.
Sentí que acabé más que antes, le descargué suficiente para hacer yogurt. Ella sonrió, agotada pero victoriosa. Ya casi era la hora, no hizo falta que me lo dijera para irme vistiendo. Le pedí un vaso de agua y se fue al instante de la habitación para traermelo, como si el único que hubiera recibido castigo hubiese sido yo
 
Por Dios que diosa increible" Pensaba "Una mina así no es real" Miel volvió, desalineada, sudada, pero mucho más femenina que antes.
Hablamos un poco antes de irme, me dijo que le gustaba los perros y que cosa hacía con los suyos, me hacía muchas preguntas, pero ninguna pernisiosa o íntima, muy ubicada.
Salimos al pasillo, no lo comenté, pero todo el edificio era un lujo inmaculado. Miel me contó que era nuevo y se notaba, no tenía muchos muebles y estaban por poner un aire acondicionado, al salir me encuetro con una de sus amigas, una amazona morena, con cuerpo escultural, una cola preciosa y unos pechos naturales que eran más grandes que mi cara. La reconocí de la página (Se llama Natasha, también la pueden encontrar en la página de DulceLuxuria) me saludó muy amable, Miel me miro suspicaz "Te gusta?" preguntó, como si yo pudiera dar una negativa "La próxima que vengas podemos conocerla juntos" y guiñó con esa picardía que la embelleció toda la tarde. Yo rei, estaba anonadado, no podía hacer más que eso.
 
La amiga me abrió mientras Miel se fue a bañar, la chica era más diosa de lo que parecía y me dio una certeza de quien sería la protagonista de mi próximo relato.
 
Ese fue el relato, espero lo haya disfrutado casi tanto como yo




----- Atributos Físicos y Generales
1) Estilo de trabajo: Independiente, con amigas
2) Edad: 21 como mucho
3) Color de piel: rubia platinada
4) Estatura: 1,50 con suerte
5) Cara: angelical
6) Senos: pequeños
7) Cola: pequeña y redonda

----- Atributos NO Físicos
8) Aseo y Bioseguridad: inmaculada
9) ¿Da besos?: Sí
10) Calidad del oral / anal: un espectaculo
11) Tarifa: 50 dolares la hora

----- Otros Atributos
12) Calidad del sitio: genial
13) En dónde fue el servicio: domnicilio
14) ¿Es como las fotos?: mejor
15) Calificación final: 10
17) Teléfono (celular o fijo) Y link web de contacto: https://www.dulceluxuria.com/escorts-arg...cort-miel/

Archivos adjuntos Miniatura(s)
   
Responder


Temas similares...
Ultimo mensaje : 23-11-2020, 10:54 PM
Por: Escorts Argentina
Ultimo mensaje : 16-11-2020, 08:13 PM
Por: JamesBond



Usuarios navegando en este tema:
1 invitado(s)


Derechos de Autor © 2020 | NO copiar este contenido | SÍ compartir | SÍ enlazar