(Búsqueda Avanzada)
Las hermanas de Camilo (Capítulo2)
#1
Publicado:
(Modificado por: felodel2005.)

Capítulo 2: Mi reino por el culo de Alexandra

Desconocía que esto era el inicio de una serie de polvos que íbamos a echar Alexandra y yo, aunque debo reconocer que entre más lo repetíamos, más iba perdiendo el misticismo, el encanto de esa noche de primer encuentro entre ambos.

Al comienzo fue difícil comprender que se iba a repetir. En primera medida porque ella no iba a buscarme de nuevo, era yo quien debía tomar la iniciativa.
Algunas noches de trasnocho y estudio en su apartamento, le miraba de reojo, le sonreía de forma pícara y ella parecía corresponder. Pero luego se despedía, me deseaba una feliz noche y se iba a dormir. Yo me quedaba allí solo, tratando de retomar mi estudio en medio del calentón por lo que imaginaba que podía ocurrir.
Para coquetear con ella tenía que encontrar los momentos adecuados, pues no podía hacerlo en presencia de Camilo o Diana, y mucho menos cuando estaba su novio. Pero más allá de las dificultades, siempre encontraba momentos para hacerlo; para expresarle deseo con mi mirada y mi sonrisa. Debo aclarar que no se trató nunca de enamoramiento, no había ninguna clase de sentimiento, eran sencillas ganas de echar un polvo, quizá se trataba de un exceso de admiración por ese culazo.
La primera vez que lo hicimos, sin efectos de alcohol, drogas o cualquier otro tipo de pretexto; teniendo plena consciencia de lo que hacíamos, fue una mañana en la que desperté en su apartamento. Camilo había salido, no sé a dónde, solo sabía que no estaba. Tampoco Diana, aunque en ella esto era más habitual, pues casi nunca estaba en casa.

Fui a la cocina para hacerme algo de desayunar y ahí la encontré. Alexandra estaba allí también preparando algo para desayunar. Se notaba que había despertado hace poco, pues su cabello estaba muy desordenado, no llevaba maquillaje, estaba en pijama y con una actitud levemente somnolienta.
Apenas cruzamos un saludo y luego se extendió un prolongado silencio. Yo aprovechaba para apreciar su culo de reojo, pues nada mejor que empezar el día con tan espectacular vista.

Alexandra empezó a hablarme, pero antes de que terminara la primera oración me lancé a besarla. Ella no opuso resistencia, de hecho se dejó llevar. El beso se prolongó, dando tiempo al inicio de caricias y manoseos.

Como es apenas obvio, dirigí mis manos hacia su culo, lo palpé, lo apreté y reviví ese sentir tan maravilloso que implica tener esas nalgas entre las manos. Una vez que el beso terminó, Alexandra apagó los fogones de la estufa para dar rienda suelta a la lujuria. Estábamos solos en su apartamento, pero en cualquier momento podía llegar Camilo o Diana, así que decidí tomarla de la mano para llevarla a su cuarto, encerrarnos y allí fornicar sin contemplaciones.

Cerramos la puerta de la habitación y continuamos besándonos. Esta vez me di la oportunidad de ver y tener sus senos entre mis manos. Levanté su camisa y allí estaban, pequeños y sin mucha gracia, pero al fin y al cabo, para mi disfrute exclusivo en ese instante. Los besé un poco y los sostuve entre mis manos, pero realmente no les di mayor importancia, pues no era el mejor de sus atributos.

Esta vez, con el apartamento solo para nosotros no debíamos reprimirnos como aquella noche de la primera ocasión, no había necesidad de discreción; éramos libres para jadear, decirnos guarradas, gemir y hacer todo el ruido que quisiéramos. Yo anhelaba follarla con brutalidad, sin mayor delicadeza.
La giré, la apoyé contra una pared, bajé su pantalón y su tanga, y la penetré sin contemplación alguna. No hubo tiempo para juegos previos, ni caricias, ni para el sexo oral, ni para algo diferente a follar salvajemente.

La penetré a fondo y con agilidad desde un comienzo, aunque sabiendo que todavía podía incrementar un poco más el ritmo. Ella también lo pedía, quería embestidas fuertes, quería ser follada duro, deseaba sentirse sumisa y sometida, y fue algo de lo que le di. Tanto así que hubo un momento en que los empellones eran tan fuertes, que se golpeó la cabeza contra la pared, aunque fue algo que no tuvo mayor trascendencia dado el alto grado de excitación de ambos.

Lamentablemente para mí, ver ese culo rebotar y temblar sin control, sumado a su particular forma de gemir, con seseo incluido; era motivo suficiente para hacerme alcanzar el orgasmo rápidamente. Por lo menos en esa época, pues a medida que se hizo más frecuente el sexo entre nosotros, fui perdiendo interés en ella, y follarla se me fue volviendo algo casual y monótono.

De nuevo terminé descargándome sobre sus nalgas y su espalda. Pero ella no estaba conformé, así que se encargó de no dejarme salir de su habitación. Me hizo una mamada y al cabo de unos minutos estábamos culeando una vez más. Para nuestra fortuna ni Camilo ni Diana iban a llegar en toda la mañana.

Estos encuentros clandestinos y fugaces poco a poco iban a perder su encanto. A pesar de ser algo prohibido y ocasional, se nos estaban convirtiendo en monotonía. Además debo decir que el coño de Alexandra emanaba un fuerte olor, aspecto que jugaba en contra mía y en contra suya; pues debo confesar que me encanta dar sexo oral, pues le considero la vía ideal para excitar a una mujer, siempre y cuando lo sepas hacer. Pero en este caso me era imposible, pues no considero humanamente posible soportar ese olor por un tiempo prolongado. Pero no iba a ser ni la monotonía ni ese particular aroma lo que me iba a hacer perder interés en Alexandra, se trató más bien de la aparición en escena de Katherine, la hermana menor de Camilo. Aunque sobre ella ahondaré más adelante, pues considero que con Alexandra aún hay encuentro memorable por contar.

Se dio una mañana luego de una noche de juerga en el apartamento de Camilo. En esa ocasión bebimos bastante, pero para sorpresa mía, a la mañana siguiente me levanté como si nada. Apenas con un ligero dolor de cabeza, pero para nada tortuoso. Otra fue la situación de Camilo que durmió durante toda una mañana que para mí resultó más que provechosa.

Recuerdo que ese día desperté y me dirigí a la cocina para prepararme un café, aunque de camino a allí escuché que alguien se estaba bañando. Había solo dos opciones: Diana o Alexandra, y yo estaba dispuesto a arriesgar mi integridad con tal de averiguarlo.

¿Cómo no hacerlo? Si se trataba de Diana podría contemplar y memorizar su encantadora silueta, y de ser descubierto podía explicar que se trataba de una confusión, que había entrado sin darme cuenta de que había alguien allí. Si se trataba de Alexandra no habría mayor problema, siempre y cuando Camilo siguiera durmiendo.
Con mucha discreción entré y cerré la puerta. Pasando el pestillo (seguro) justamente para que nadie más pudiera hacer lo que yo: entrar por sorpresa. Rápidamente me di cuenta de que quien estaba en la ducha era Alexandra. Esta ducha tenía una cortina a modo de separador del resto del baño, y a través de ella se observaba la silueta de Alexandra, que para ese entonces yo conocía de sobra.

Ella no notó cuando yo entré, seguramente el ruido del agua al caer superó el que yo pude hacer al entrar, posiblemente estaba relajada, con los ojos cerrados sintiendo el agua caer y recorrer su cuerpo.

Lo cierto es que me desvestí también de forma silenciosa. Me acerqué discretamente, corrí un poco la cortina de la ducha y entré, me situé tras Alexandra. Ella seguía sin notar mi presencia, pero esto iba a cambiar pronto, pues una vez en la ducha, dirigí mi mano hacia su vagina, que en ese momento tenía un aspecto completamente nuevo para mí, pues el matojo de pelo que la acompañaba estaba uniforme en un solo mechón por acción del agua.

La palpé con suavidad, pero ella se sorprendió; más bien diría que se asustó, pues jamás se imaginó que alguien fuera entrar. Casi grita apenas me vio, pero sabía que no era conveniente hacerlo, así que ahogó el grito. Me preguntó que hacía allí, pero yo solo respondí besándola.

Ella no se opuso, más bien se relajó y se dejó llevar. Yo bajé lentamente con mis labios por su torso hasta llegar a su vagina. La acción del agua, el champú y el jabón hizo que esos fueran los olores predominantes en la ducha, por lo que en esa ocasión no tuve problemas para jugar un poco con su vagina entre mi boca. Alexandra no tardó mucho en calentarse, y con el recorrido de mi lengua por su coño, empezó a soltar unos gemidos que poco a poco fueron incrementando su intensidad.
Tuve que detenerme, salir de la ducha y buscar mi celular entre mi pantalón para poner música que pudiera tapar cualquier ruido delator.

Claro que cuando entré de nuevo a la ducha, no hubo más tiempo para sexo oral, era tiempo del folleteo. Apoyé a Alexandra contra las frías baldosas que recubrían la pared de la ducha y la penetré. Como ya era habitual, teniendo su culo entre mis manos mientras lo veía y sentía rebotar contra mí.

La penetré con fortaleza y a un ritmo acelerado, pues tenerla mojada y enjabonada para mí era un lujo ante los ojos. Además que sentía que luego de la buena sesión de sexo oral, el turno de gozar ahora era para mí. A ella tampoco le disgustaba que la follara con algo de brutalidad, o por lo menos nunca me lo hizo saber.

La penetración se hizo cada vez más fuerte, más animal, si es que se puede calificar de tal manera; la fui empujando cada vez más sobre la pared, viendo cómo se aplastaban sus senos contra las baldosas. Luego la tome del pelo, con las dos manos, mientras seguía moviendo mi pene entre su vagina.  Ella solo se dejaba llevar, pues al parecer estaba tan caliente como yo. Y cuando no aguanté más, retiré mi pene de ella, la di vuelta  y con algo de presión de mis manos sobre su cabeza, la hice agachar para correrme en su cara. Ella no lo esperaba, y claramente se molestó, pues consideraba que eso era algo humillante y denigrante, por lo que asumí que era la primera vez que alguien le hacía tal cosa.

De todas formas su molestia no duró más allá de unos minutos, ya que antes de que saliéramos del baño estábamos besándonos de nuevo.
Después de ese encuentro íbamos a follar un par de veces más, pero nuestros coitos clandestinos iban a verse interrumpidos con la aparición de Katherine, aunque no se trató de algo premeditado o planeado.

Capítulo 3: un porro, un polvo y mil orgasmos

De hecho, yo no planeaba dejar de culear con Alexandra más allá de la monotonía del sexo con ella, pues para ese momento era lo único que tenía a la mano, y era ella o nada. Pero cuando Katherine apareció las cosas cambiaron. Yo en un comienzo no imaginé que algo fuera a suceder con ella, ya que era la menor de las hermanas de Camilo y me daba cierto remordimiento meterme con alguien tan menor...

Twitter: @felodel2016
Responder


Temas similares...
Ultimo mensaje : Ayer, 04:54 PM
Por: felodel2005
Ultimo mensaje : Hace 6 días, 04:29 PM
Por: .DOGO
Ultimo mensaje : 25-06-2020, 10:03 PM
Por: felodel2005
Ultimo mensaje : 22-06-2020, 07:48 PM
Por: felodel2005
Ultimo mensaje : 16-06-2020, 05:01 PM
Por: felodel2005



Usuarios navegando en este tema:
2 invitado(s)


Derechos de Autor © 2019 | NO copie este contenido | SÍ compártalo | SÍ enlácelo