Búsq. Avanzada
  • 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5

Mi vecina Glenda


#1
Bueno compañeros aquí les traigo una anécdota espero que sea de su agrado, todo empezó cuando una familia se mudó a la par de mi casa, yo era solo un peladito de 15 años, nuestros nuevos vecinos eran una familia conformada por 4 integrantes Don Mario un señor de 35 años adicto al trabajo casi nunca lo miraba en su casa, Doña Glenda una linda señora de 30 años ella es una de esas personas de la que los años no pasan por ella, todos pensaban que ella tendría a lo mucho 24 años, delgada, blanquita de rostro muy bonito  y un niño de 9 y una niña de 6, regresando a mi relato, poco a poco fue pasando el tiempo y las dos familias nos hicimos muy cercanas, compartíamos mucho tiempo juntos, sus hijos jugaban con mis hermanos pequeños así que pasábamos mucho tiempo en su casa, yo como todo peladito de esa edad ya andaba caliente y me había interesado locamente por las señora Glenda, siempre que podía la espiaba, mientras se cambiaba o estaba pendiente de algún descuido de ella cuando cruzaba las piernas ya que ella solo usaba faldas de tela que le llegaban a las rodillas, yo siempre me mantenía al pendiente de ella por lo cual pasaba más tiempo en su casa que en la mía y de esa convivencia diaria surgió una linda amistad y termine por convertirme en su confidente, muchas veces en lugar de estar jugando o pasando tiempo con mis amigos, pasaba todas las tardes escuchándola hablar sobre sus problemas con su esposo, por la falta de tiempo que les dedicaba, lo prepotente que era, problemas comunes pero poco a poco también empezó a platicarme sobre sus problemas íntimos (sexuales) de que el solo la usaba para satisfacerse y que no pensaba en ella, para no cansarlos un día llegue temprano a su casa y la encontré tomándose una botella de vino, me extraño verla así ya que ella nunca lo había hecho y menos a esas horas, yo mande a sus hijos a jugar a mi casa con mis hermanos y me quede solo con ella, ella me abraso y empezó a llorar diciéndome “que abre hecho de mal para merecer esta vida” y no sé qué otra cosas, ya que me tomo por sorpresa su abrazo, no se si por el momento vivido empecé a decirle que la quería, que como desearía que ella fuera mi novia.. y en un descuido de ella le di un beso en la boca, talvez para ella no fuel el mejor beso pero para mi fue como tocar el cielo, para mi sorpresa en lugar de la cachetada que esperaba no hubo reacción de parte de ella, asi que decide seguir besándola, me quería comer su boca como si no hubiera mañana, y mis 2 manos se multiplicaron, si alguien me hubiera visto, se hubiera muerto de la risa por cómo me movía, luego de unos minutos ella me detuvo y me dijo “Vamos a mi habitación” mi corazón empezó a palpitar como loco, y mi pene estaba que reventaba, entramos a su cuarto ella cerró la puerta, me sentó en la orilla de la cama, agarro mi mano y la metió debajo de su falda hasta tocar su vagina, y como todo culicagado primerizo me vine, manchando mi pantalón y mi ropa interior,  pero el lugar de enojarse me quito el pantalón y me lo empezó a chupar, limpiándolo completamente con su boca,  ya estaba por venirme por segunda vez cuando me digo que aguantara un poco más… luego ella se quitó su pantys se subio la falda y se acostó, me digo “ven y  ponte sobre mi” esas palabras nunca las olvidare, me agarro mi pene y lo coloco en la entrada de su vagina, lentamente empecé a mover mis caderas, al principio lento por el miedo, pero después de probar su interior empecé a moverme con mas fuerza, luego de unos momentos termine dentro de ella, mientras me recuperaba, empecé a tocar y chupar sus pechos lo cuales aun no estaban caidos, cuando regreso mi ánimo empezamos con la tercera ronda,  y asi continuamos por un largo rato, solo fue porque mi mama espeso a llamarme que tuve que detenerme, como pude me subi el pantalón y Sali de la habitación, Glenda se quedo acostada aun en la cama, a pesar de que quería verla en la tarde no pude, mis madres tenían una actividad a la cual también estaba obligado a ir, al dia siguiente me levante muy temprano espere a que su esposo se fuera y entre a su casa, ella al verme se sorprendió un poco, me saludo, yo la tome de la mano la lleve a su habitación, al llegar ella cerró la puerta ya sabiendo lo que yo quería,  se desnudó y esa fue la primera vez que hicimos el amor, esta vez ambos lo disfrutamos, pasamos un buen tiempo dentro de su habitación, solo fue porque su hija empezó a tocar la puerta que tuvimos que parar.. .. 

bueno este es mi pequeño relato espero que sea de su agrado.
Buscar
Responder


Salto de foro:


Usuarios navegando en este tema:
1 invitado(s)